UNA ESTRELLA PASÓ “RECIENTEMENTE” MUY CERCA DE NUESTRO SISTEMA SOLAR

Mostrando
Un reciente estudio  presenta el resultado con un 98% de posibilidades de que un cercano sistema binario, a 20 años-luz de distancia en la actualidad situado en la constelación de Monoceros, haya pasado a “tan sólo”  0.8 años luz del Sol hace 70.000 años, lo que en términos astronómicos es extremadamente reciente.
La distancia de 0,8 años-luz del Sol marca la distancia a la zona exterior de la Nube de Oort, la reserva de cometas de largo periodo del Sistema Solar.

La zona exterior de la Nube de Oort se estima que se encuentre alrededor de 100.000 a 200.000 UAs del Sol, aunque un valor más real es unos 50.000 UAs (1 año luz- 64.000 UAs, aprox).
La Nube Interior, o Nube de Hills se extendería entre los 2.000 a 20.000 UAs. Si esta estrella ha pasado a 0.8 años-luz hace 70.000 años, habría pasado a 50.500 UAs, es decir, justamente en la Nube Exterior como se propone en este estudio.
Es “pronto” astronómicamente hablando para hablar de un incremento en la actividad cometaria causada por este paso. Suele haber consenso en que una interacción en la Nube exterior no necesariamente ocasionará una perturbación intensa: en esta zona, los núcleos cometarios están tan débilmente unidos al Sol y tan distantes unos de otros, que lo más probable es que salgan despedidos fuera del Sistema Solar.
Si la estrella hubiera pasado por la Nube interior, otro gallo cantaría, y aquí si hubiera ocasionado una perturbación intensa, ya que hay mayor densidad de núcleos cometarios y más próximos.

Un cometa que venga de la nube de Oort interna, puede tener periodos de cerca de 10.000 años (por ejemplo Sedna, un TNO del disco interior de Oort)  hasta 100.000 años -eso sí las interacciones con otros planetas o el Sol lo hacen periódico-; uno del exterior de la Nube de Oort, al menos, hasta 1.000.000 de años.

Así, el estudio realizó 10.000 iteraciones de los datos conocidos del sistema de estrellas objeto de estudio, entre los más importantes la velocidad radial y la velocidad tangencial, “rebobinando” en el tiempo hacia atrás para calcular si el sistema tuvo un paso cercano al Sol. Sólo un 2% de posibilidades en las simulaciones del estudio realizado  mostraba que hubiera pasado por la Nube interior de Oort, provocando una intensa lluvia de cometas. El 98% de posibilidades mostraba que pasó cercano a la Nube Exterior.
El sistema, conocido como WISE J072003.20-084651.2, o estrella de Scholz, se encuentra actualmente en la región de Monoceros. Aunque la estrella más brillante del sistema visitante es una enana roja de magnitu 18,3, y hace 70.000 años sólo tendría magnitud 10 (a ojo desnudo podemos ver hasta magnitud 5 por regla general), este tipo de estrellas suelen ser muy activas y mostrar periodos de “outburst” en los que aumentan de magnitud repentinamente, y es posible que haya podido ser vista por nuestros antepasados a simple vista por horas, días o semanas en lo que entonces sería una constelación de la Osa Mayor muy diferente a la actual brillando por encima de magnitud 2.

Compártelo en tu red favorita

Publicado en: Actualidad Astronómica, Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

Pinterest